Escritores  16 abr 2021 Fuenlabrada

¿Me ayudas a escribir una historia?


Hace mucho que creo que la lectura y la escritura conecta a la gente, aunque pensemos que no se nos da bien. Na, mentira. La prueba es el whatssap, que aún pudiendo llamar, nos gusta escribir. Así que no luches contra tu propia naturaleza, y escríbenos unas letras.

La idea del post es construir un relato de múltiples personajes, entre muchas personas que no se conocen, pero que se irán conociendo a través de las letras.

No se trata de hacer un Don Quijote, que eso no se lo lee nadie. Textos sencillos que tengan coherencia con el anterior, o con la historia en común. Pueden aparecer múltiples personajes, lugares, situaciones, rutinas... cualquier cosa cabe, porque es plural y no tiene normas estrictas.

Los textos pueden ser de dos líneas o de veinte [o más, si crees que lo merece, jjj], siempre que aporten y tengan sentido con la historia, todas son bienvenidas.

Y, bueno, pues no hace falta decir, que cualquier cosa que sea soez, falte al respeto, o no pinte nada en la historia, pues será borrado... [es necesario poner esto de mal rollo, por los por si acasos].

Espero que participeis y que os divierta.

Tanto si eres un escritor encubierto, te apetece contar algo, o te quieres entretener un ratillo, arrójate. ¡Venga ¿Me acompañas en esta aventura? Luego ya cuando haya que ir a firmar libros a una caseta en la feria del libro, si somos muchos, nos iremos turnando.

Mi primer personaje se llama Sonia, igual tú conoces a sus hermanos o hermanas, o su primo de Extremadura, o sabes donde trabajó, o por qué no hay termino medio entre que los hombres la acosen o no la hagan ni caso... la historia la hacemos entre todos...

Nos vemos en las letras.





0
2
34



Henrysino El tren ha llegado a la estación de La Serna, aquí me bajo. Podía haberme bajado en la estación Central, que me quedaba más cerca, pero es que estoy nerviosa, y prefiero caminar un poco… He quedado con un chico, al que no veía desde el instituto. [Vivíamos en el mismo barrio, yo en la calle Aires Buenos, justo enfrente de la droguería del tío pesao, y él en la calle Artengina]. A veces confundo las palabras, perdonadme, es un problemilla que arrastro, pero que ahora no viene al caso… Os sigo contando: He quedado con un chico que ha vuelto al barrio después de veinte años, [la vida le habrá tratado bien o mal, o le habrá reconducido, eso nunca se sabe]. Se llama David, y me reconoció sacando a pasear al perro. Yo no le reconocí a él, y que vergüenza, pero a la vez, que alivio, es súper guapo. ––Sonia. ¿Eres tú? –– me preguntó… ––Si, ¿te conozco? –– dije, con cierto desdén, pero mantuvimos una conversación distendida sobre perros, y tintes de pelo [no me preguntéis por esto ahora, no viene al caso, ya os contaré]… Y, ahora, estoy bajando del tren, camino del Mirador, que es donde antes quedaba la gente ––aunque nunca nos tomáramos nada en ese bar–– dispuesta a conocer a ese hombre conocido, y a la vez tan desconocido. Por cierto, no me he presentado, mi nombre es Sonia Valverde, y soy de Fuenla.
16/04/2021
Niki Sonia no es una muchacha típica, como la de Serrat; al contrario, podría decirse que es una mujer normal, aunque tenga alma de guerrera. Algo que le ha causado numerosos problemas desde siempre, casi desde que tiene uso de razón. Pero, en fin, contra eso nada puede hacerse, son privilegios de nacer al sur de una gran urbe como Madrid. Sin embargo, hay algo que sí tienen en común. Ambas conocieron el amor de la mano de un primo suyo de Cáceres que las llevó al palomar. Bueno, aclaremos la cuestión: no con el mismo, sino cada una con el suyo, por supuesto. Y desde aquel día —cuando contaba dieciséis años— hasta hoy, por su vida han pasado muchas aventuras y una docena de hombres, algunos de los cuales tuvieron vocación de anidar en ella, pero que por alguna misteriosa razón levantaron el vuelo antes de que el nido cuajara, como si algo les hubiera espantado. Sonia se preguntaba qué podía ser. Y, por eso, hoy sigue siendo una peregrina en busca del verdadero amor. Y, sentada frente a David mientras toman unas cervezas, le implora con su verde mirada un poco de ternura, mientras, para romper el hielo, afirma: —Es precioso tu shar pei. Me dejó impresionada. Menuda estampa tiene. Y el apuesto paseador de perros, orgulloso de su mascota, le contesta: —La verdad es que sí. Estoy muy contento con Thor. Y es que no solo es bonito, es un encanto. Y de cariñoso ni te cuento. —Todo el mundo puede ser cariñoso cuando la persona o la ocasión lo merece —responde Sonia, que no quiere desaprovechar la ocasión que su interlocutor le ha servido en bandeja. Y para rematar la faena, concluye con una pregunta un tanto capciosa—: ¿No estás de acuerdo, David?
17/04/2021
Cargando